Capitolio es un pequeño pueblo de menos de 10.000 habitantes, situado en la región sudeste de la Serra da Canastra. Pertenece al estado de Minas Gerais y se encuentra a menos de 300 kilómetros de Belo Horizonte.

Para llegar a este lugar, lo mejor es arribar al aeropuerto Tancredo Neves, en BH, y tomar la ruta MG-050.

Conociendo la región de Capitolio

El primer día nos decidimos por hacer una excursión en 4×4 que nos llevaría a conocer un poco el lugar. Visitaríamos el Morro do Chapeu, Cachoeira Fecho da Serra, Pedreira Lagoa Azul, Mirante de la Usina y Mirante del Canyion.
El Lago Furnas, lago artificial formado por la construcción de una represa hidroeléctrica en el curso del Río Grande. Conocido popularmente como “Mar de Minas” por su inmensidad: baña 34 municipios con una superficie total de 1.440 km cuadrados.
Nos pasan a buscar por el departamento a las 9 de la mañana. La primera parada es el Morro do Chapeu, llamado así por “parecerse” con un sombrero. Aquí tenemos una vista hermosa de Capitolio y del Lago hacia un lado y, hacia el otro, una horrible antena gigante de celulares.

Foto de los lagos desde el Mirante del Morro do Chapeu en Capitolio

Fecho da Serra, lo mejor de Capitolio

Luego fuimos a la Cachoeira Fecho da Serra que, para mi, fue lo mejor de Capitólio. Subimos con la camioneta por un camino destruido y sin señalización, hasta llegar a un “estacionamiento” y desde ahí una pequeña trilha hasta llegar a la laguna que se forma en la caída de la cascada. Está casada es hermosa, su acceso es difícil, por lo que cuando llegamos estábamos solos. Aproveche para sacar algunas fotos, y bañarnos en sus aguas frías. De toda la zona, esto es lo “único natural” por eso se disfruta el doble.

Pedreira Lagoa Azul

De ahí fuimos a la Pedreira Lagoa Azul, una antigua cantera, que se inundó produciendo una especie de lago. En este lugar aprovechan para pasar el día, haciendo algún asado al costado de la misma y bañandose en sus congeladas aguas. Para entrar al agua hay que hacerlo si o si con zapatillas, ya que se encuentra lleno de piedras de diferentes tamaños que hacen imposible caminar por ella. Ademas el olor a churrasco que hay, la música funk a todo volumen, personas gritando por todos lados, hacen de este un lugar imposible de disfrutar.

Foto de la Pedreira Lagoa Azul en Capitolio
Pedreira

Mirante da Usina

Luego fuimos al mirante de la usina, donde puede verse en todo su esplendor, la usina hidroeléctrica construida que dio origen al lugar. Por ultimo terminamos en el Mirante del Cañón del Lago Furnas, con hermosas vistas y una cascada.

Por ultimo decirles que el lugar no se encuentra preparado para el gran afluente turístico que recibe, al punto de que toda infraestructura es precaria, y los agentes turísticos, absolutamente improvisados.

Como ejemplo, les cuento que nos pasaron a buscar para la excursión 9 de la mañana, fuimos al morro y cuando estábamos bajando, al chófer (quien también era el dueño de la agencia) lo llaman por teléfono para hacer esta misma excursion que hacíamos, nos deja a nosotros nuevamente en la agencia, pasa a buscar a quienes lo llamaron, nos pasa a buscar a nosotros a las 12 hs, y vamos a hacer el resto de las cosas “como iban saliendo” sin ningún tipo de programación, improvisando en el momento, una excursion que iba a ser de 4 horas termino siendo de 7, y parte lo terminamos haciendo con nuestro auto alquilado. Pensamos que era un caso aislado, pero al otro día nos ocurrió algo similar con otra agencia.

Ojalá todo esto mejore pronto, vimos en un canal de noticias del lugar al secretario de turismo hablar de todos estos problemas y van a intentar solucionarlos.

Más información sobre Capitolio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.